Trasplante de córnea

Informacion_para_Usted.html
Contacto.html
Nosotros.html
NosotrosNosotros.htmlEntrada.htmlshapeimage_4_link_0
Inicio.html
Dr. Manuel Alejandro Garza León
Especialista en Córnea, Cirugía Refractiva y Enfermedades externas 
& 
Enfermedades Inflamatorias Oculares y Uveítis
 

Introducción


La córnea es la parte más anterior del ojo; es como la carátula de un reloj, es responsable de la mayor parte del poder de enfoque del ojo; por esto, debe estar libre de vasos sanguíneos y de cualquier tipo de opacidad; al lesionarse, aparece cicatrización que conlleva opacidad y deterioro de la visión.


Cuando la visión se afecta significativamente, se recomienda realizar un Trasplante de Córnea, con la finalidad de restaurar la transparencia del sistema óptico del ojo. Es el trasplante de órgano más exitoso de la medicina. 


Indicaciones


Existen 3 razones principales por las que debe ser realizado un trasplante corneal:

1-. Para recuperar la transparencia de la córnea para que las imágenes puedan entrar al interior del ojo y llegar a la retina.

2-. Para restaurar la función de barrera en pacientes que presentan una perforación de la córnea y que por lo tanto el interior del ojo se encuentra en comunicación con el medio que rodea al globo ocular

3-. Para recuperar la función refractiva en pacientes que presentan irregularidades en la córnea secundarios a procesos infecciosos, cirugías refractivas previas o enfermedades que cursan con deformidad de la córnea como por ejemplo el queratocono.


¿Existen algunas alternativas al trasplante corneal?

Salvo en casos muy concretos no existe otro tratamiento para recuperar la trasparencia de la córnea que el trasplante. En algunas ocasiones es necesario para la conservación del globo ocular cuando existe peligro de perforación.


Breve descripción de la técnica quirúrgica


La técnica quirúrgica consiste en la remoción de la córnea enferma y la colocación de una córnea sana, en todos los casos después de haber cambiado el tejido enfermo por el donado, es necesario unirlos mediante la colocación de uno o varios puntos de sutura los cuales serán removidos meses después de la cirugía.


Dependiendo de la parte afectada de la córnea, el trasplante puede ser:

  1. Penetrante o completo


• Parcial o lamelar

    o Anterior: cuando se trasplanta la superficie anterior y media de la córnea, pero se deja la capa posterior para disminuir el riesgo de rechazo.

    o Endotelial: cuando se trasplante únicamente la capa posterior de la córnea (células endoteliales) disminuyendo el riesgo de rechazo y sin necesidad de suturas para unir la córnea.


• Queratoprótesis para casos con alteraciones muy severas de la córnea en la que se implanta una córnea artificial.


La cirugía del trasplante corneal puede ir asociada a cirugía de catarata o de glaucoma cuando co existen alguna de estas alteraciones.


Resultados


En la cirugía de trasplante corneal, el procedimiento quirúrgico es solo el principio de la rehabilitación de su enfermedad, en muchos casos el éxito o fracaso de la cirugía está más influenciado por un buen o mal control postoperatorio  que por el procedimiento quirúrgico en si, por este motivo es de vital importancia que usted se comprometa a acudir a todas las citas que le sean programadas así como a seguir al pie de la letra todos los cuidados postoperatorios que le sean indicados.

Debe de conocer que en términos generales NUNCA se da de alta a un paciente operado de trasplante corneal, esto es debido a que en cualquier momento a lo largo de su vida puede presentarse un rechazo de córnea y el tiempo de respuesta a este evento adverso influye de manera poderosa en el control o no del mismo.


El pronóstico de transparencia de un trasplante corneal se ha estimado de acuerdo a varios factores, el más importante la presencia de vasos sanguíneos en la córnea, además la indicación de la enfermedad, se han dividido en cuatro grupos que reúnen diferentes enfermedades cuyo riesgo de rechazo es semejante:


Grupo 1: Queratocono, cicatriz inactiva, distrofia de Fuchs, rechazo a injerto temprano.

Riesgo de rechazo menor al 15%.


Grupo 2: Distrofia de Fuchs avanzada, descompensación corneal secundaria, queratitis por herpes simple inactivo.

Riesgo de rechazo entre 15 y 25%.


Grupo 3: Queratitis infecciosa activa, distrofias congénitas endoteliales, quemaduras químicas leves a moderadas, ojo seco severo. Riesgo de rechazo entre 25 y 50%.


Grupo 4: Quemaduras químicas severas, pénfigo ocular cicatricial, síndrome de Stevens-Johnson, múltiples fallas a injertos. Riesgo de rechazo mayor del 50%.


Complicaciones


Como todo acto quirúrgico mayor pueden suceder situaciones imprevisibles que requieren tratamiento particular en cada caso. Las posibles complicaciones del trasplante corneal pueden conducir a un fracaso en la recuperación visual, pudiendose, en algunas ocasiones, repetir el trasplante corneal.